Historia

La magia y el estilo de un rico pasado.

Referencias Históricas

Nuestra casa perteneció a la familia Unzue Alvear. La construción data del año 1923. Se encuentra en perfecto estado de consevación y originalidad.
Maria Unzué de Alvear encargó el proyecto al arquitecto francés León Dourgé (Francia 1890 – B. Aires 1969)
Dourgé se graduó en la Ecole National des Arts de París. Llegó a B. Aires en 1913 incorporándose al estudio de Alejandro Bustillo, arquitecto neoclásico, uno de los principales artífices del Pintoresquismo en Argentina.

En general sus obras demuestran aciertos en relación entre el sitio y el paisaje.
Sus primeras obras (más conocidas) datan de 1920: La residencia Duhau,  el Hotel de los Inmigrantes y la casa de renta de Quintana y Parera, todas en B. Aires.

La intervención de Dourgé en Cruz Chica (Córdoba), contribuyó a la consolidación de un estilo regional basado en la tecnologìa y materiales del lugar. Con tinte “pintoresquista”, fueron diseñadas y concebidas tanto “Toledo”(1923), “El Paraìso”(1922) residencia encargada por Ramon Cabezas, que luego pasa a manos de Manuel Mujica Lainez “Manucho”, “Granada” y “Sevilla”(1926).

Existen también algunos indicios sobre la ingerencia del arquitecto Carlos Thays en el diseño de los jardines de Toledo, ya que éste intervino en el proyecto del parque de la residencia “El Paraíso”.

Valoración Arquitectónica

Valor de Identidad

El Conjunto posee valor de identidad a nivel local generando referencia del área de Cruz Chica (La Cumbre)

El Chalet Toledo, junto con Sevilla, Granada y El Paraíso, presentan un mismo lenguaje  y uso similar de los materiales constructivos. Asimismo comparten un modo de emplazamiento y relación con el medio serrano, conformando un Paisaje cultural  que identifica a éste paraje dentro de la Región.

Valor Técnico-Artístico

La Construcción ejemplifica técnica y diseños propios de la arquitectura de las décadas del ’20 al ’30, del tipo pintoresquista – mediterránea – española.
El destino original de Residencia Familiar de los Unzué Alvear, fue modificado posteriormente al de Hostería. Este cambio en su función no alteró su esencia, ni las cualidades arquitectónicas.

Tanto el uso de los materiales, como la adaptación del desarrollo funcional a la topografía de la localización elegida y el partido arquitectónico hacen que la obra se encuentre implantada armónicamente, de manera que dialoga con la naturaleza y no se perciben contrastes con la misma.

Valor de Autenticidad

La mano de obra y los materiales auténticos en su conjunto (estructuras, mampuestos, cubiertas y ornamentaciones). Se evidencia en las técnicas constructivas utilizadas, tirantería de pinotea tratada con nogalina, cielorrasos de bovedilla blanqueada a la cal, terminaciones exteriores con la técnica de espatulado a cucharín, etc.

Azulejos Sevillanos y mayólicas de principios del siglo XX aparecen combinados con piezas de cerámica roja en pavimento, zócalos, escaleras. Tosetos con motivos heráldicos, pastoriles, cacerías, galantes, etc.

Comments are closed.